Moodboard: la mejor herramienta para tu proceso creativo

Los moodboard o tableros de inspiración son la herramienta perfecta para ayudarte a crear contenidos, organizar tus ideas, buscar inspiración y comunicarte con tus clientes.

Te será útil no sólo para definir la identidad visual de tu marca, sino para cualquier proyecto de diseño al que te enfrentes. Cuando empieces a utilizar esta herramienta, no la dejarás jamás, porque además de ahorrarte tiempo, te ayudará a desarrollar tu creatividad y a poner tus ideas en orden.

Si eres diseñador o creador de cualquier tipo de contenido visual seguro que te sientes identificado con la situación que te voy a explicar a continuación:

Cuando te enfrentas a un encargo para un cliente, después de las primeras reuniones, el briefing y el análisis previo, te sientas en tu estudio a diseñar pensando que ya lo tienes todo claro. Te has reunido con el cliente, has hablado con él y le has hecho mil preguntas hasta que crees que has entendido bien lo que necesita y también lo que le gusta. Al finalizar este primer proceso de entrevistas y análisis, piensas que darás con la solución perfecta a la primera.

Pero después resulta que lo que el cliente entendía como “quiero un diseño minimalista” no es lo mismo que tu entiendes por “diseño minimalista”.

Quizá el cliente te pedía algo “muy colorido” pero los colores que has elegido ahora le parecen chillones, o demasiado empolvados y sosos, o ahora que ve el resultado final se da cuenta de que le agobia tanto color y en realidad lo que buscaba era algo más tranquilo…

Las palabras pueden resultar confusas cuando tratamos de explicar ideas que imaginamos vagamente en nuestras cabezas.

Acertar a la primera un diseño y que el cliente no pida ningún cambio parece misión imposible. Si después de días de intenso trabajo, entregas un primer diseño y no es para nada lo que el cliente esperaba, tendrás a un cliente un poco decepcionado y tu habrás perdido muchas horas de trabajo. Además, tendrás que empezar de nuevo sintiéndote un poco derrotado y confuso.

¿Cómo evitamos estas situaciones?

Con la elaboración de moodboards, una técnica fácil de usar que nos permite a los diseñadores llegar a un acuerdo con el cliente antes de ponernos a diseñar.

 

Pero, ¿qué es un moodboard?

Un moodboard no es más que un tablero de inspiración que te ayuda a definir el estilo visual de un proyecto. Se trata de una especie de collage de fotos, tipografías, colores, gráficos, texturas, imágenes y conceptos que condensan, de un solo vistazo, un universo visual concreto.

Yo lo uso para el diseño de marcas. Cuando voy a crear una identidad corporativa, el moodboard me ayuda a definir el look&feel de la marca.

Al principio de un trabajo de branding visual, trabajamo con objetivos, valores, metas y conceptos abstractos. El moodboard es la herramienta que me ayuda a traducir estas ideas en una imagen o collage. De esta manera, puedo ver cuál es el estilo que deberá tener la marca incluso antes de diseñarla.

En el moodboard puedes incluir imágenes, recortes, objetos, frases… cualquier cosa vale en realidad. La única condición es que todo lo que incluyas evoque la idea clave que quieres transmitir.

Trabajar el moodboard no sólo ayuda a encontrar ideas, sino que también sirve de brújula o guía para desarrollar después una marca con un estilo visual único y consistente.

Yo en mi caso lo uso para mis proyectos de diseño gráfico, pero también es útil para otras disciplinas, como la arquitectura o el interiorismo.

 

ejemplo de moodboard
Ejemplo de uno de mis moodboards para una decoradora.

 

Para qué sirve la creación de moodboards:

      • Te ahorras tiempo y esfuerzo. Crear un moodboard te puede llevar sólo unas cuantas horas. En poco tiempo consigues crear una guía visual que te ayudará a definir un concepto y ver claramente cómo tiene que verse el resultado final.
      • Es la manera más ágil y práctica de comunicarte visualmente con tu cliente. Además de las palabras, necesitáis compartir imágenes para aseguraros de que vais en la misma dirección.
      • Te puede servir de guía para futuros proyectos que tengan que encajar en un proyecto más grande. Si has definido bien el moodboard para tu marca, puedes guardarlo y acudir a él siempre que tengas dudas sobre el diseño de una nueva pieza. Cuando vayas a crear una nueva pieza y ésta encaja en el moodboard, el diseño te sirve, sino quizá le tengas que dar otra vuelta.
      • Funciona cuando tenemos bloqueos creativos. Crear un moodboard te ayuda a inspirarte y a encontrar nuevas ideas. Ante la temida hoja en blanco, el moodboard es la herramienta más sencilla para eliminar los primeros bloqueos creativos. Conseguirás alimentar tu imaginación y encontrarás nuevas ideas al mezclar imágenes y conceptos.
      • Al mezclar muchas imágenes, te ayuda a definir un nuevo estilo que será diferente y único. El moodboard es mucho más que la suma de las imágenes que lo componen. Toda la información que contenga tu tablero creará un nuevo estilo visual.
      • Te proporciona foco. Es mucho más fácil diseñar sabiendo de antemano cómo va a ser el estilo visual que queremos conseguir. Te evitará que vayas dando tumbos, ya que te marca las pautas de antemano y te ofrece una guía.
      • Te permite crear una guía visual de cómo será el estilo que debe tener tu diseño final, incluso antes de ponerte a diseñar nada. Te marca el camino creativo a seguir. Esto te ahorra mucho trabajo posterior y elimina la posibilidad de que te pidan correcciones muy grandes sobre el proyecto acabado. Si la idea principal está clara, después sólo habrá que retocar ciertos detalles.
      • Es muy útil para crear la paleta de color que mejor se adapte a tu proyecto. Al combinar fotografías, iconos, texturas e ilustraciones podrás experimentar hasta encontrar con la combinación perfecta de colores que mejor se adapta al concepto que quieres transmitir.
      • Te ayuda a comunicarte con los clientes. A principio de cada proyecto se trabaja con palabras, conceptos e ideas que pueden resultar confusos o demasiado abstractos. El moodboard permite aterrizar esas primeras ideas y visualizar los conceptos. Una misma idea se puede representar de forma gráfica de muchas maneras, por eso el moodboard establece un estilo gráfico que puedes acordar con el cliente antes de empezar a diseñar. Es un feedback antes de empezar que te ayuda a saber por donde tirar, para no tener que hacer después mi correcciones hasta que “aciertas” el gusto del cliente. Los moodboards ayudan al cliente a explicar mejor lo que buscan y al diseñador a transmitir con claridad conceptos y diseños que tiene en la cabeza.. Es un win-win. Te lo recomiendo.

 

¿Cómo crear un moodboard?

Ahora que sabemos que es, veamos paso a paso cómo se crea un buen moodboard para branding.

Cuando nos ponemos a crear un moodboard tenemos que tener claro cuál es el objetivo. No podemos sólo mezclar imágenes sin ton ni son. Para la creación de un moodboard de marca eficaz, tendrás que seguir ciertos pasos:

      • Concepto: todo proyecto comienza con una idea. Si hablamos de branding, antes de diseñar el logotipo o pensar en qué colores vamos a usar en el proyecto, debemos pensar qué mensaje queremos transmitir. Sin un concepto detrás, el moodboard no tendrá ningún valor. Así que debemos pensar en la propuesta de valor, el objetivo que perseguimos, la personalidad de la marca, la misión y la visión… Por tanto, lo primero es definir el concepto y incluir en el moodboard las palabras clave o frases que definan el proyecto. Recuerda que el moodboard es solo una herramienta. Antes de ponerte con este paso tienes que haber definido tu misión, tus valores, tu publico objetivo y tu personalidad de marca.
      • Cuando ya tenemos las ideas que vamos a trabajar, podemos buscar fotografías que nos transmitan estos conceptos que hemos definido previamente. Es bueno hacer primero un brainstorming de imágenes y no tener muchos filtros. Al principio queremos ver todo lo que nos puede encajar, después ya eliminaremos lo que no funciona.
      • Busca colores que encajen con la idea y la estética que buscas. ¿Se trata de una marca tradicional o moderna y atrevida? Recuerda que los colores transmiten significados. Revisa la psicología del color si es necesario.
      • Incluye tipografías que vayan en consonancia con las ideas iniciales. ¿Qué fuentes encajan con el estilo que buscas? Haz algunas pruebas para encontrar la tipografía perfecta para tu proyecto.
      • Incluye estilos de fotografía que encajen en cuanto a tipo de iluminación, tonos, cómo son las personas que salen, que actitud transmiten…
      • Sé creativo y incluye todos los elementos que creas que le den riqueza a tu moodboard. Puedes incluir ilustraciones, lugares, texturas… todo está permitido si nos ayuda a recrear una emoción o idea.
      • Una vez hayas colocado todo lo que crees que encaja, es momento de pulir el moodboard final. Analiza bien qué es lo que mejor encaja y qué es prescindible. Selecciona y haz un proceso de filtrado: quédate con las imágenes que mejor se ajusten y elimina lo que no aporte demasiado valor o desentone con la visión general. Al final debes conseguir un moodboard coherente y que tenga armonía.
      • Puedes también jerarquizar la información: pon en el centro lo más importante o haz las imágenes clave más grandes.

 

Herramientas para crear un moodboard.

Antes de internet ya se creaban moodboards de manera física con recortes de revistas, trozos de materiales y todo tipo de elementos que se pegaban en un panel.

Por suerte, ahora es mucho más sencillo y existen muchas formas distintas de crear un moodboard digital. Aquí te dejo algunas de las más usadas, aunque existen muchas más:

      • Illustrator: normalmente yo creo los moodboards en Adobe Illustrator. Me gusta porque puedo organizar cómodamente las imágenes y cambiar el tamaño según su importancia, escribir texto para tener los conceptos clave siempre presentes… y copiar y pegar cualquier imagen. Sencillamente lo uso porque es el programa con el que más trabajo y su interfaz me resulta conocida y me es fácil trabajar así.
      • Pinterest: solo tienes que crear un tablero y empezar a pinear todo lo que te inspire. También puedes instalar la extensión para tu navegador, de manera que puedas pinear desde todas las webs que visites, sin necesidad de buscar imágenes desde el propio Pinterest.
      • Moodboard Lite: con esta aplicación para iPad podrás crear fácilmente tu moodboard. Tiene una versión gratuita y otra de pago.
      • Niice: es una plataforma creada específicamente para crear moodboards y colecciones de gráficos. Es de pago, pero puedes crear tus primeros tableros gratis.
      • Dragdis: creando una cuenta en Dragdis podrás guardar todo lo que veas por internet que te inspire: imágenes, video, textos, enlaces…. de manera cómoda y ordenada. Sólo tendrás que arrastrar y soltar los elementos sobre la extensión el navegador. Ten en cuenta que sólo está disponible para Firefox, Chrome y Safari (si usas Opera o Explorer no podrás usarlo). La versión gratuita permite crear 5 carpetas como máximo.
      • Dropmark: también podrás crear colecciones visuales en las que podrás incluir imágenes, páginas web, documentos… y organizarlo en colecciones. También es de pago, con una opción gratuita más limitada.

Como ves existen muchas formas de crear tu moodboard. Sólo tienes que elegir la forma más cómoda para ti.

Crear un moodboard es una manera fácil y rápida de experimentar con ideas visuales. Además, hace mucho más divertido el proceso.

También es un punto de partida perfecto para evitar malentendidos con los clientes y apara asegurarte que estáis en la misma línea.

 

¿Dónde encontrar imágenes para hacer un moodboard creativo?

Existen muchas web que te pueden servir de inspiración para crear paneles con las últimas tendencias en diseño. Aquí las opciones son infinitas:

Y ya voy a parar, porque si te pasa como a mí, seguro que no podrás parar de bucear entre todas las preciosas imágenes que se pueden encontrar en estas páginas. Es una auténtica pasada la cantidad de páginas web donde puedes encontrar inspiración.

 

Aplicaciones de los moodboard

Los moodboards se pueden usar en cualquier disciplina creativa. Aquí te he explicado como se usa para crear identidades corporativas, que es mi especialidad, pero es una herramienta muy útil para cualquier proyecto de diseño: interiorismo, decoración, arquitectura, diseño de producto, escaparatismo, moda, ilustración…

Yo también los uso cuando tengo que dirigir una sesión de fotos. Es una técnica muy útil y se ha convertido en una pieza clave de mi proceso creativo.

Lógicamente, según el tipo de proyecto el moodboard tendrá sus peculiaridades.

En algunos casos, puede que te interese también crear tu moodboard físico. Algunos diseñadores de interior crean moodboards que son una autentica pieza de diseño por sí solos.

 

Aquí tienes algunos ejemplos de moodboard sobre diseño interior realizados por Matter Barcelona. Como ves, dan una idea clara del estilo final de un interiorismo sin tener que ver la obra acabada.

ejemplo de moodboard para interiorismo  ejemplo de moodboard para interiorismo

En resumen,

Recuerda los pasos más importantes para crear un moodboard:

      • Empieza definiendo el concepto que vas a representar en tu tablero de inspiración. No empieces a buscar imágenes a lo loco o que te parezcan bonitas. Trabaja primero el concepto, y a ser posible encuentra una frase resumen y de 3 a 5 adjetivos clave y no los pierdas de vista.
      • Es el momento de dejar volar la imaginación. Busca y rebusca imágenes que evoquen los conceptos clave de tu proyecto. Mantente alerta. Puedes encontrar imágenes para tu moodboard en cualquier sitio. También vale que tomes fotos si vas por la ciudad y ves algo interesante.
      • Cuando tengas bastantes imágenes haz una revisión y quédate sólo con lo mejor. Además, recuerda que el resultado final debe tener armonía.
      • Un moodboard para la creación de una marca deberá contener, al menos, todos estos elementos:
            • Una tipografía
            • Una imagen fotográfica
            • Una textura o patrón
            • Una paleta de color (dos o tres colores básicos)

Haz pruebas, juega con diferentes collages, experimenta… es probable que no encuentres el moodboard perfecto a la primera. ¡Es normal! No te desanimes, cuando más practiques, mejor te saldrá. Además, te prometo que es muy muy divertido.

Deja un comentario