¿A quién le importa tu imagen corporativa?

¿Es importante tu imagen corporativa o nadie le presta atención? 

Tu imagen corporativa es el reflejo de cómo te ven tus clientes y tu audiencia. Aunque vendas servicios y no tengas productos físicos, aunque lleves sólo un año en el mercado o lleves diez, no importa, si tienes un negocio necesitas establecer una imagen única para ti en el mercado.

La importancia de cuidar la imagen corporativa aumenta cada día, ya que los clientes están cada vez más informados y tienen más opciones donde elegir. Ante esta nueva forma de comprar y vender, ¿qué quieres hacer? ¿Quieres formar parte de los emprendedores o negocios que innovan y destacan por encima de los demás, o no? Si estás aquí estoy segura que no vas ser de los que mantienen una actitud pasiva, así que vamos a analizar qué debes tener en cuenta sobre tu branding.

Ya seas arquitecto, interiorista o tengas cualquier empresa del sector del hábitat, como una fábrica de muebles o iluminación, te acordarás perfectamente de la época pre-crisis, en la que los clientes y los encargos llegaban sin que tuvieras que hacer nada. Sobraban los clientes, y los problemas eran más bien de no poder satisfacer rápidamente tanta demanda. La falta de clientes no era una preocupación.

La imagen corporativa y las estrategias de branding antes también eran importantes, pero quizá no tan decisivas como lo son ahora.

Ahora las cosas son diferentes, no quiero decir peores, pero sí muy distintas. El mercado ha cambiado y no va a dejar de evolucionar. No esperes a que todo vuelva a ser como en un pasado mejor. El cambio es inevitable y siempre es más útil adaptarse y sacar provecho de los nuevos escenarios que quedarse sentado añorando un pasado mejor.

Ahora la competencia es mucho más grande y no basta con ser un buen profesional. Ahora también importa tu imagen corporativa y tu estrategia de marca.

Necesitas invertir en marketing y en branding para hacerte con tu hueco en el mercado.

 

¿Qué otras opciones existen si no quiero invertir en mi marca?

      • Puedes intentar bajar precios, pero entrar en guerra de precios con tus competidores sólo te esclavizará y te aportará pocas alegrías. Además, si haces un buen trabajo, ¿por qué no cobrar lo que te mereces? Seguro que has invertido muchos años de estudios y de trabajo para llegar a ser el profesional que eres hoy, no regales tu talento.
      • También puedes pensar que no necesitas invertir en marketing o que tu negocio está al margen de las últimas tendencias del branding, pero esta posición tampoco te ayudará a tener más éxito. Si tú no te aprovechas de los beneficios del branding, otro lo hará y recogerá los resultados positivos.
      • Puedes seguir esforzándote en mejorar sólo la calidad de tus servicios. Genial, todos nos tenemos que actualizar, pero sin una estrategia de marketing nadie sabrá lo bien preparado que estás para afrontar proyectos más interesantes. Estoy segura que adoras la arquitectura, el diseño interior o que estás enamorado de los productos que desarrolla tu empresa. Pero a largo plazo, es importante establecer mecanismos y estrategias que te ayuden a tener ventas constantes para que tu negocio sea sostenible y tu no tengas que estar siempre preocupándote por los ingresos. Por mucho que adores tu profesión, si siempre te sientes perdido en un mercado hipercompetitivo, acabarás desilusionado y quemado.

 

Cómo sí te puede ayudar el branding.

La creación de la identidad corporativa es importante, no sólo porque lo digan los gurús de marketing, sino porque genera grandes beneficios para tu negocio. Estas son algunas de las bondades del branding:

      • te posiciona en el mercado
      • le da mayor valor a tu marca
      • te permite subir precios
      • eres fácilmente reconocido y recordado
      • te distingues de tu competencia
      • creas una relación de confianza con tu público
      • te ayuda a captar nuevos clientes
      • y también a fidelizar a los clientes que ya tienes
      • te hace sentir más confianza en tu propio negocio

¿Te parece ahora que tu identidad corporativa es importante?

Para obtener todos estos beneficios, el branding debe tener un propósito. Tu marca debe ser atractiva visualmente pero sin olvidar que el objetivo es transmitir los valores de tu negocio y tu personalidad de marca. Esto hará que tu marca influya positivamente en tus clientes, mejore la calidad percibida tu trabajo y consiga que tu negocio sea sostenible y tenga una mayor estabilidad.

Ahora puede que pienses: “Vale, aceptamos barco. La imagen corporativa es importante, pero ¿por dónde empiezo?”

 

Consejos para crear una buena imagen corporativa

 

      • Deja que tu marca la diseñe alguien profesional. Los conocimientos especializados en diseño gráfico, junto con la experiencia de un brand designer te darán el resultado que buscas: una imagen corporativa perfecta para tu negocio. Cada disciplina de diseño tiene su aquel, no por ser un buen diseñador de espacios significa que tengas que ser un buen diseñador de logotipos. Si lo eres, ¡genial! Adelante con ello. Pero si no lo eres no te agobies ni pierdas tiempo con una disciplina que no es la tuya. Déjate aconsejar por un profesional, con el tiempo te alegrarás de esta decisión.

 

      • Cuida tu página web. Actualmente, la mayoría de los clientes realiza búsquedas a través de internet antes de contratar algún servicio o comprar un producto. Esa tendencia va a ir a más, no a menos, por lo que tener una buena web es requisito casi imprescindible en branding. Cuanto más trabajada y profesional sea tu web, más posibilidades tendrás de ser la opción que elijan tus clientes potenciales.

 

      • Cuida tu mensaje. Ten muy claro qué quieres transmitir a tus clientes y plásmalo en todas tus comunicaciones. Es importante tanto la imagen como los valores que hay detrás de tu marca. No diseñes una marca vacía. El diseño de tu identidad corporativa debe resultar visualmente atractiva, pero no olvides que también tiene que transmitir los valores y la personalidad de tu empresa.

 

      • Elije en qué redes sociales quieres estar y por qué. La gestión de las RRSS parece una tontería, pero lleva mucho tiempo y trabajo. Así que si no estás delegando estas tareas, piensa ¿cuánto tiempo tienes de tu horario laboral para pasar en Instagram, Facebook, Pinterest, Twiter, LinkedIn…? Y fíjate que digo tiempo de tu horario laboral, porque imagino que quieres descansar, desconectar y estar presente cuando pasas tiempo con tu familia o tus amigos y no todo el día pegado a tu teléfono publicando historias. Escoge bien qué plataforma te conviene y trabaja tu marca en ella.

Si estás pensando en crear tu marca personal, o si ya tienes una marca pero quieres mejorar o cambiar la percepción que tienen tus clientes sobre ti, es el momento adecuado para empezar a diseñar una estrategia de marca.

Ten en cuenta que tu branding existe en el momento en el que lanzas tu negocio al mercado. Aunque no trabajes tu branding, existe. Tus clientes se empiezan a formar una imagen de ti desde el primer segundo en que ven tu marca. ¿No prefieres que tengan una opinión lo más positiva posible?

Te animo a que mimes tu marca y que inviertas tiempo en crear un identidad corporativa que esté a la altura. No sólo será un proceso que te traerá beneficios, sino que también será un proceso bonito en el que podrás ver crecer tu marca.

Deja un comentario