Crea tu identidad corporativa: Elementos básicos imprescindibles

¿Qué es esto de la identidad corporativa? Todos hemos oído hablar de branding, de marcas, de imagen corporativa, pero ¿sabes qué elementos constituyen una marca? Cuando hablamos de marcas siempre pensamos en CocaCola, Apple o Amazon, pero cualquier negocio necesita una marca. Aunque acabes de empezar como freelance, con un pequeño estudio de arquitectura o interiorismo por ejemplo, necesitas una marca tanto como la necesita una gran empresa. No subestimes tu negocio ni los beneficios que te puede traer el tener una marca bien trabajada.

En este artículo encontrarás una guía rápida de los primeros pasos de un proceso de branding para saber por dónde tienes que empezar.

 

>>> Una aclaración antes de ver los elementos de tu identidad corporativa:

Imagen corporativa vs identidad corporativa (o imagen de marca vs identidad de marca)

Hago esta pequeña aclaración, porque sé que existe confusión entre estos dos términos:

Tu identidad corporativa son todos los elementos que construyen tu marca, tanto visuales como verbales o estratégicos. La identidad la construimos nosotros mismos a través del branding: logotipo, fotografías, mensajes, estrategia… Es la propuesta que lanzamos al mercado.

Por otra parte, tu imagen corporativa son los significados que tiene tu marca para las personas, es decir, lo que piensa la gente de ti, la imagen mental que tienen en su cabeza sobre quién eres.

En resumen,

Para no liarnos con tecnicismos, una cosa es lo que eres (identidad) y otra cosa es lo que piensan de ti (imagen).

Y para que la identidad que queremos construir coincida con la imagen que los clientes tiene de ti, usamos el branding. Por eso es importante diseñar conscientemente tu marca.

Por ejemplo, no puedes tener una marca descuidada, con un logotipo feo, con redes sociales en las que no publicas desde hace año y medio, etc. (tu identidad) y pretender que el público te perciba como un profesional actualizado (tu imagen de marca). Obvio, ¿verdad?

 

Elementos que componen tu identidad corporativa

>>> Creando la marca para tu negocio: El paso a paso

Si ya eres consciente del poder del branding, sabes que necesitas diseñar tu marca.

Puede que estés pensando en crear tu identidad visual, pero quizás aún no tengas muy claro qué necesitas exactamente para crear un branding completo: ¿un logo?, ¿un nombre?, ¿un color corporativo?… Sí, vas a necesitar todo esto, y algunas cosa más.

Este artículo te va a ser útil tanto si estás en el proceso de empezar a crear el concepto visual de tu marca, como si estás planteándote un rebranding.

Lo mejor es crear un sistema visual completo que incluya los elementos clave para una identidad corporativa efectiva: tipografías, colores, logotipo, imágenes, estilo gráfico y lenguaje.

Tanto si estás pensando en contratar a un diseñador, como si vas a hacerlo tu mismo, debes saber qué ingredientes mínimos vas a necesitar para crear una marca coherente:

Vamos por partes:

 

 1  /  Elevator Pitch (o discurso de presentación de marca exprés)

Paradójicamente, el primer paso para crear una identidad visual no tiene nada de “visual”. Antes de diseñar nada, necesitas definir el Claim o Elevator Pitch de tu marca.

¿Queeee?

No te asustes y sigue leyendo. Se trata de describir tu negocio en una frase. Para construir una marca que funcione primero tienes que definir tu negocio y lo que quieres proyectar. Deberías poder definir tu negocio en una frase corta, pero que defina muy bien qué haces.

Por ejemplo, un claim pobre sería:

“Tengo un estudio de arquitectura sostenible”

Un claim potente en cambio podría ser:

“Diseño hoteles y edificios turísticos integrados en el entorno a partir de la eficiencia energética, la bioconstrucción y el uso de materiales locales.”

O bien:

“En mi estudio de arquitectura diseñamos viviendas pasivas de alta eficiencia energética para un estilo de vida más saludable y ecológico ahorrando en energía”

Notas la diferencia, ¿verdad? En el primer caso, el claim es más ambiguo, no tiene fuerza y es poco interesante.

En una solo frase deberías poder decir qué ofrece tu marca, a quién se lo ofrece y de que manera única lo hace. No tiene que ser una frase creativa, sino una frase que le puedas decir a cualquier persona, para que con una pocas palabras sepa exactamente quién eres, qué haces y cómo lo haces.

Evita usar tecnicismos, recuerda que tu cliente no tiene porqué conocer estas palabras o conceptos técnicos, sólo quiere saber que problema resuelves.

Créeme, necesitas definir tu negocio y de qué manera aporta una perspectiva única o nueva al mundo. Seguro que no quieres ser un arquitecto más, verdad?

 

2  /  Palabras clave o adjetivos de marca

Si, aún no hemos llegado a la parte visual, pero no desesperes. Una vez sabemos qué ofrecemos, a quién se lo ofrecemos y en qué somos diferentes, necesitamos encontrar 3 adjetivos o palabras que quieres que tu público asocie con tu marca.

Ejemplos de palabras clave asociados al pitch:

Pitch: Somos una marca de ropa de cama hecha con materiales naturales y libre de químicos // Palabras clave: ecológico, natural, atemporal

Pitch: Diseño interiores nórdicos como herramienta para simplificar y mejorar tu estilo de vida // Palabras clave: minimalista, luminoso, funcional

El objetivo aquí es encontrar los tres valores o objetivos más importantes de tu negocio. Estas tres palabras son las que van a definir tu marca y las que tienen que asociarse a tu imagen y en definitiva, a todo lo que hagas.

 

3  /  Logotipo

Es hora de diseñar tu logotipo. Éste va a ser el elemento gráfico más identificativo de tu empresa, por lo que es muy importante. Hay muchos tipos diferentes de logos: tipográfico, imagotipo, isotipo, isologo… pero lo realmente importante aquí es que cumpla la función de representar tu elevator pitch y tus palabras clave.

Te recomiendo que contrates a un profesional para diseñar tu logo, pero si aún no estás en momento de contratar, te recomiendo que crees un diseño simple y que cumpla ciertos requisitos:

      • debe ser sencillo
      • fácil de recordar
      • atemporal
      • versátil y
      • enfocado a tu público y tipo de empresa.

4  /  Paleta de color corporativa

Encontrar la paleta de color para tu marca te ayudará a conectar con tu audiencia. Cuando vayas a elegir entre la infinidad de colores posibles, vas a agradecer tener los puntos 1 y 2 bien desarrollados. Con unas ideas claras de lo que quieres transmitir, te será más fácil identificar qué colores debes asociar a tu marca.

Revisa la psicología del color y pregúntate qué colores transmiten los valores que tu deseas transmitir con tu marca.

Te pongo un ejemplo. Volviendo al caso de la empresa que confecciona ropa de cama con un enfoque natural y sostenible, estas podrían ser dos paletas de color adecuadas:

Paleta de color en branding

 

Ejemplo de paleta de color en branding

 

En el primer caso, el valor fundamental de la marca es que todos sus materiales son textiles orgánicos, por lo que lo más importante es transmitir a sus clientes la sensación de que van a comprar un producto natural y ecológico. Su público son tanto hombres como mujeres que compran productos ecológicos y que se preocupan por el impacto ambiental de sus compras.

En el segundo caso, se trata de una marca donde es fundamental que el público femenino se sienta identificado, porque sus diseños están pensados para mujeres que les gustan los diseños femeninos, dulces y naturales. Aquí, aunque es importante transmitir la sencillez y la suavidad de las telas naturales, es importante destacar el estilo marcadamente femenino de los diseños.

Vendiendo el mismo producto, ya que en los dos casos venden textiles de hogar de fibras naturales, los enfoques pueden ser muy diferentes, por lo que la paleta de color también será muy diferente.

5  /  Tipografía corporativa

Además de los colores, vas a necesitar un sistema tipográfico para tu marca. Puedes buscar tipografías en webs como Google Fonts (esta opción es gratuita) o Adobe Fonts.

Deberás definir, como mínimo, la fuente para tus títulos y la fuente para los cuerpos de texto. Puedes combinar dos o tres fuentes (no más), o ceñirte a una sola fuente y combinar los estilos de la misma.

Sobre todo no te vuelvas loco con las tipografías intentando parecer original. Usa pocas tipografías y siempre las mismas. Que sean legibles y que no provoquen fatiga visual es muy importante. La sencillez aquí te beneficiará. Menos es más en tipografía.

Ten en cuenta que el estilo de la tipografía encaje con tu marca.

Por ejemplo:

 

ejemplo de tipografía moderna

 

ejemplo de tipografía clásica

 

Elijas la opción que elijas, usa siempre sólo las fuentes elegidas para todas tus comunicaciones y no las cambies. La consistencia es la clave.

6  /  Estilo gráfico o estilo fotográfico de marca

Depende del tipo de negocio que tengas vas a necesitar gráficos como ilustraciones, iconos o texturas que acompañen a tus publicaciones o a tu logo. También necesitarás un estilo fotográfico claro que transmita lo mismo que tu logotipo, tus tipografías y tus colores.

Piensa que las fotografías y las ilustraciones las usarás en tu web, en las redes sociales, en tus catálogos de producto o tus publicaciones corporativas. Estarán por todas partes, por lo que deben seguir también un estilo definido para tu marca que diga quién eres.

De nada sirve que elijas una paleta de color en tonos pastel si luego las fotografías de tus redes sociales o de tu web están poco iluminadas o con colores muy saturados. Hay que ser coherentes en todo lo que hacemos.

 

En resumen,

Como has podido ver, tanto la parte visual como el lenguaje son importantes para construir tu branding. Para tener una identidad corporativa fuerte hay que cuidar todos los elementos básicos. Las palabras clave o el pitch de tu marca son tan importantes como el logotipo, los colores o la tipografía. Y sobre todo, no olvides que todo tiene que tener coherencia entre sí para que tu identidad de marca te ayude a que la imagen que tiene tu público sobre tu negocio es la que tu quieres.

>>> Cada elemento de tu marca tiene significado y le dice a tus clientes quién eres.

Aunque puede ser tentador elegir tu color preferido para tu marca o la última tipografía de moda, te aconsejo que te pares primero en los dos primeros puntos para definir primero tu negocio. Así podrás elegir los elementos gráficos adecuados par ti.

Así que recuerda, los 6 elementos básicos que necesitas para crear tu identidad de marca son:

      • El pitch o frase que defina quién eres
      • Las palabras clave que te definan
      • El logotipo
      • Los colores de marca
      • La tipografía corporativa
      • Y el estilo visual de tus fotos o gráficos

¿Y ahora qué?

Una vez definidos los elementos que componen tu marca puedes empezar a aplicarla en todos los elementos que necesites: tarjetas de visita, plantillas para documentos como facturas, presupuestos, memorias… plantillas para redes sociales como Instagram Stories, imágenes para tu Pinterest…

No te limites a pegar tu logo por todas partes, crea un universo visual coherente en cada cosa que hagas y cíñete a la identidad de marca que has diseñado especialmente para tu negocio.

Espero que esta breve guía te sirva para empezar. Si tienes dudas, déjame un comentario o escríbeme un e-mail.

Deja un comentario