Marca personal para arquitectos e interioristas. Claves para crearla.

¿Sabes cuál es la importancia de la marca personal para los arquitectos, interioristas y decoradores?

Quizá hayas oído hablar mucho durante los últimos años del concepto de marca personal. Aunque los términos personal branding, marca profesional o marca personal no son nuevos, sí que están tomando cada vez más protagonismo.

Esta creciente importancia de la marca se debe a la sobreexposición que tenemos todos gracias a internet y las redes sociales.

Tu marca personal como profesional de la arquitectura o el interiorismo importa, ¡y mucho! De hecho importa siempre, tengas la profesión que tengas.

El personal branding es la estrategia más poderosa que los profesionales que prestamos servicios podemos usar, ya que te ayuda a proyectar tu imagen profesional como experto en tu campo, te diferencia del resto y mejora la percepción que tiene la gente de ti.

En la era de la información, quien más posibilidades tiene de encontrar un buen trabajo o llevarse a todos los clientes no es el que tiene más experiencia o el que tiene más conocimientos, sino el que, además de eso, tiene más visibilidad y autoridad.

Puedes ser el mejor en tu trabajo, que si nadie lo sabe no te va a servir de mucho. Ya estés intentando trabajar en un estudio de más prestigio, o bien quieras abrir el tuyo propio, vas a necesitar trabajar tu marca personal.

 

Qué es la marca personal

Pero, ¿qué es exactamente tu marca personal?

 Tu marca personal es lo que dicen de ti cuando tú no estás delante.

Me gusta mucho usar esta cita de Jeff Bezos, CEO de Amazon. Y es que tu marca personal no es lo que dices que eres, sino lo que los demás creen que eres.

¿Significa esto que no tenemos control sobre nuestra marca? Por supuesto que no. Hay muchísimas cosas que puedes hacer para mejorar tu marca personal y hacerla crecer.

Para trabajar en tu marca personal como arquitecto, interiorista o decorador no necesitas tener un gran presupuesto como el que gastan las grandes empresas en marketing, ni tampoco necesitas tener millones de seguidores en redes sociales. Basta con tomar acción con consciencia y coherencia.

 

Marca personal e identidad digital

Siempre ha sido importante cuidar la imagen, eso se lleva haciendo toda la vida, mucho antes de la era digital. La diferencia es que ahora tu marca es mucho más visible que antes.

La reputación digital en particular, es una de las partes que podemos trabajar para conseguir una buena imagen de marca.

Cuando oyes hablar de un profesional por primera vez o te recomiendan a alguien, ¿qué es lo primero que haces? Coger el teléfono y buscarlo en google, entrar en su web y cotillear también sus redes sociales.

En menos de un minuto haces un repaso rápido de la identidad digital de esa persona, y por supuesto, te haces una imagen mental de quién es esa persona y qué cosas te inspira. ¿Te ha dado buen impresión su perfil de Instagram, con unas fotos bonitas y un feed acorde a su logo y su marca? ¿Te has quedado hipnotizado con la web tan profesional que tenía?

O por el contrario, ¿has encontrado fotos sospechosas en su Facebook? ¿No has encontrado su web? o quizá la web está desactualizada y parece que se hizo cuando aún nos conectábamos a internet por el cable del teléfono. Aunque te hablen bien de alguien, si al buscarlo online no tiene buena imagen, eso nos crea un poco de desconfianza y decepción.

Pues eso mismo que haces tu cuando buscas a alguien, lo hacemos todos. Por tanto, cuando alguien oye hablar de ti o está buscando un profesional como tú, lo primero que hará será buscarte en internet y entrar en tus redes sociales. ¿Eres consciente de que marca personal digital estás creando?

Imagina a un cliente que está buscando un estudio de arquitectura y está entre dos opciones, uno que tiene trabajada su estrategia de marca y otro que no se toma la molestia en tener un logo, ni una web actualizada, ni define bien en qué son mejores… ¿Cuál crees que tiene más opciones de llevarse al cliente? El primero, sin duda, porque generará en el cliente una sensación de seguridad y confianza.

 

Marca personal y branding

Mientras que tu marca personal es la imagen que se tiene de ti, tu branding personal son las acciones que tomas para modificar esa imagen. Es decir, la marca es el resultado final, mientras que el branding es el proceso.

Sobre lo que tenemos un mayor control es sobre el branding, es decir, sobre todo aquello que está en nuestra mano hacer.

Así que vamos a lo práctico. Veamos qué puedes hacer para mejorar tu marca personal.

Marca personal interiorista y decoradora
Branding Ana Millán Decoración

Cómo crear tu marca personal como profesional de la arquitectura o el interiorismo.

Hay muchas maneras de construir tu marca personal y dependerá de tu caso particular. No existe una fórmula mágica para tener una marca de éxito, pero si hay claves para ayudarte a conseguirlo. Te dejo una guía, paso a paso, con ideas que te puede ser útiles.

 

1. Asume que eres una marca

Tienes que tomar consciencia de tu marca personal, sino no podrás mejorarla. Grábate en la cabeza que ya tienes una marca personal. Ahora mismo, tu marca ya existe, ya la estás construyendo. Tu eres tu propia marca, lo sepas o no.

Cuando empiezas a preocuparte por tu marca y por mostrarte más profesional ese esfuerzo se nota. Y al revés. También se nota cuando no te importa como te comunicas o la presencia que tienes.

Por eso, si no te importa, tu marca personal se creará sin tu permiso, parecerás un profesional menos actualizado, no sabrás que imagen tienen los clientes de ti… estarás a oscuras. Y si te importa, podrás tener control sobre tu imagen y mejorar tu presencia. Así de sencillo.

 

2. Define quién eres

Sé tu mismo y muestra tu personalidad. Es una perdida de tiempo que intentes copiar a otros con más éxito. Puedes intentarlo, pero nunca obtendrás los resultados que ellos obtienen porque sencillamente no eres ellos. No significa que seas peor, que no puedas conseguirlo o que no tengas nada que aportar. ¡Nada de eso!

Simplemente significa que tienes que seguir tu propio camino. Otro día hablaré sobre romper estas barreras mentales, porque es un tema que encuentro muy importante cuando queremos desarrollarnos profesionalmente.

Puedes mirar a los demás profesionales de tu sector, admirarlos, cotillear que hacen, inspirarte… pero también tienes que mirar hacia dentro y hacerte preguntas a ti mismo.

Este proceso en solitario puede ser difícil, por lo que puede ser buena idea hablar con alguien que te conozca o con algún profesional de branding que te guíe.

Sea como sea que decidas hacerlo, hay algunas preguntas que tendrás que contestar antes de empezar a trabajar tu marca personal:

        • ¿Qué servicio ofrezco? ¿En qué soy útil a mis clientes?
        • ¿Cómo quiero que se sientan mis clientes cuando contacten conmigo?
        • ¿Cómo es mi cliente ideal?
        • ¿En qué soy mejor? ¿En que se diferencia mi metodología de trabajo o mi estilo?
        • ¿Qué te motiva?
        • ¿Qué no te interesa?

No seas ambiguo y mójate. Responde con sinceridad y elige qué camino seguir. Si no te posicionas y no te encargas tu mismo de transmitir tus valores y tu personalidad, los demás crearán tu imagen por ti. O lo que es peor, lo hará tu competencia

3. Márcate objetivos

Define hacia dóndes quieres ir. Márcate unos objetivos a corto, medio y largo plazo. Deberás ir midiendo como vas mejorando con el paso del tiempo. Es importante que sepas qué estrategias te están funcionando y cuáles deberías cambiar. Piensa a lo grande a largo plazo, pero ponte objetivos pequeños alcanzables en el corto plazo.

4. Es un proceso

Hazte amigo del proceso de branding y entiende que la incertidumbre y el cambio siempre van a estar ahí. No intentes tener todas las respuestas en un día. Tu marca personal la irás construyendo día tras día y nunca dejará de evolucionar, como lo harás tu también.

Es un proceso.

Poco a poco irás encontrando tu voz, tus puntos fuertes, explorando nuevos caminos… La marca personal no se construye de la noche a la mañana y es algo que nunca dejarás de trabajar.

 

5. Diseña los elementos de tu marca

Empieza a diseñar los elementos que formaran tu marca personal. No te agobies en este paso. Ve poco a poco.

        • Identidad visual. Diseñar una imagen corporativa asociada a tu personalidad y tus valores que sea coherente te ayudará mucho a crear una marca fuerte y coherente.
        • Página web. Tu página web es tu carta de presentación digital, tu escaparate. Es el primer sitio donde irá cualquier persona que haya oído hablar de ti. Tu web deberá seguir la guía visual de tu marca, tener fotografías profesionales de tus proyectos, explicar bien quién eres y qué haces… Cuida muy bien tanto el diseño como los contenidos.
        • Newsletter / Blog. Puedes considerar también abrir un blog donde trates temas que preocupen a tus clientes para posicionarte como experto en arquitectura, interiorismo, diseño o la que sea tu especialidad. También puedes crear una newsletter periódica (semanal, mensual, bimensual… dependerá de tu caso) y crear una base de datos de clientes, colaboradores y proveedores para mantener esa relación.
        • Redes sociales. Las redes sociales son una de las grandes herramientas de marketing digital. Te servirán para darte a conocer y también para tener un contacto directo con clientes, de manera que siempre se acuerden de ti. Además te permitirá crear una relación más estrecha con ellos. ¡Ojo! No se trata de abrirte un perfil en todas las redes sociales que existen, sino de pensar en cuales te van a ser útiles y trabajarlas bien. Por ejemplo, LinkedIn es muy útil para los negocios B2B (Business to Business). Si tus clientes son otras empresas, puede que te interese tener un perfil de LinkedIn activo, en el que compartir información, proyectos, y novedades de tu sector. O quizá puedes participar en grupos y darte a conocer. En cambio, si tu negocio es B2C (Business to Client) y tu cliente ideal es una persona particular, quizá te interese más Instagram, Facebook o Pinterest.  >>> Te dejo este artículo en el que te hablo del potencial de Pinterest.

Recuerda: No se trata de estar en todos los sitios, sino de tener una estrategia.

        • Branding offline. Aplica tu identidad visual a todo lo que hagas, no solo en tu comunicación con tus clientes, sino también con tus proveedores, tus colaboradores y tus empleados. Esto implica tener una papelería corporativa, unas tarjetas de visita impecables, la rotulación de tus oficinas acordes a tu identidad, las lonas de las obras, los folletos publicitarios que hagas, tus presupuestos y facturas… Si todo tiene una imagen coherente estarás creando una imagen de marca muy potente. Además, piensa también en tu tono de voz. Como tratas a los clientes? ¿Sabes explicarles lo que haces con un elevator pitch adecuado? ¿Cómo escribes tus contenidos, de forma natural y cercana o formal y fría? También hacer networking y participar activamente en eventos, talleres o charlas. Es una buena forma de darte a conocer y de conocer a nuevos colaboradores y colegas de profesión

6. Sé constante.

Si no sigues una estrategia en el tiempo no vas a notar los resultados. De nada sirven acciones aisladas y aleatorias. Eso no tiene ningún impacto. Si decides diseñar una imagen corporativa para tu negocio tienes que aplicarla correctamente en todo lo que hagas: tu imagen visual debe ser coherente en tu papelería, tu web, tus redes sociales…

Si decides abrir una cuenta de Instagram, deberás ponerte un calendario de publicaciones y ser constante. No vale empezar a hacer cosas y abandonarlas. Para eso es mejor no molestarse, porque no va a tener un impacto positivo si no sigues trabajando tu marca constantemente.

No abandones. Para crear tu marca personal como arquitecto o interiorista tendrás que ser constante en tus comunicaciones y en tus acciones. No se trata de hacer un logo, pegarlo en todos los sitios y creer que con eso ya estas haciendo marca personal.

7. Planifica

Márcate objetivos, define una estrategia para conseguirlos y escribe en tu calendario qué vas a hacer en cada momento. Sé proactivo: piensa en que acciones puedes hacer para mejorar tu imagen de marca.

8. No tengas miedo

Comparte tu experiencia con el mundo. Muestra tus proyectos acabados, pero también tu proceso de trabajo. La gente adora ver cómo se hacen las cosas. Puedes compartir planos, moodboards, el proceso de la obra… No tengas miedo de ser transparente. Puedes hablar de las dificultades que has tenido que superar al enfrentarte a un proyecto y qué solución has aplicado. Esto te hará más cercano y demostrará tu capacidad de enfrentarte a proyectos difíciles.

 

Qué beneficios tiene la marca personal

Estas son algunas de las ventajas del personal branding:

      • Todas las personas pueden mejorar su marca personal. Si empiezas a trabajar la tuya, ya estarás por delante de los profesionales que no lo hacen. Y créeme, aún hay muchos profesionales que no se han subido a ese tren. No esperes a ser de los últimos rezagados. Aprovecha que hay mucha gente que no están trabajando su marca personal para destacar.
      • No necesitas grandísimos presupuestos. Si deberás invertir algo de tiempo y dinero, pero no se trata de grandes sumas. Cualquier persona puede empezar. Además, piensa que estás invirtiendo en ti mismo. Tu mismo eres tu mejor inversión. Destina un presupuesto mensual, por pequeño que te parezca, a mejora tu marca y a aplicar estrategias de marketing. Con el tiempo todo lo que inviertas volverá en forma de mejores clientes y nuevas oportunidades.
      • Aumentas tus oportunidades laborales. Un buena marca personal no sólo te ayudará a conseguir más clientes o a conseguir el trabajo que buscas, sino que te hará más reconocido en tu sector, por lo que te brindará la oportunidad de conocer a otros profesionales, establecer nuevas colaboraciones, participar en congresos, eventos y formaciones…
      • Tu marca personal siempre te acompañará y evolucionará contigo. Siempre vas a existir una marca asociada a ti. Cuanto antes empiezas a trabajar en ella, antes obtendrás resultados positivos para tu carrera profesional. Además, tu marca no es algo estático, sino que irá cambiando según cambies tu, por lo que no te limitará, sino que te ayudará a crecer.

 

Ejemplos de marca personal para arquitectos e interioristas

No es lo mismo la huella personal que ha dejado la figura de Cesar Manrique o la que tiene Frank Gehry.

Por ejemplo, para Cesar Manrique su marca personal está muy ligada a la naturaleza, al desarrollo sostenible y a su amor a la Isla de Lanzarote. Su objetivo era, según sus propias palabras “mostrar la belleza de Lanzarote al mundo”. Su imagen está asociada no solo a sus proyectos profesionales, sino también a sus valores y a su personalidad.

marca personal para arquitectos e interioristas

De la misma forma, cuando pensamos en Frank Gehry, en seguida vienen a nuestra mente los rasgos de sus obras más famosas, con sus complejas ondas y sus exteriores metalizados. Además, sus edificios más famosos son museos, lo cual le ha llevado a poder trabajar para gobiernos, universidades o grandes corporaciones ya que su obra es icónica, monumental, artística y muy llamativa.

marca personal para arquitectos e interioristas

Podemos pensar que la marca personal de estos arquitectos está sólo asociada a la particularidad de su obra, pero su marca personal va mucho más allá de los edificios que han construido. Ellos han creado una marca personal que les permite ser fácilmente identificados por una forma de trabajar, un estilo, unos valores personales y una personalidad muy marcada.

No se trata de ser famoso, ni de formar parte de una élite, sino de valorar nuestras fortalezas personales y profesionales y darlas a conocer. Si somos capaces de crear una marca personal, podremos situarnos en la mente de nuestros clientes como la mejor opción.

 

Recuerda,

El personal branding no es una moda, y debido al crecimiento del mundo digital, de la comunicación en internet y de las redes sociales, tu marca personal va a ser cada vez más importante.

Construir tu marca personal como arquitecto o interiorista, acercará tu trabajo a tu público. Esto hará que la gente sepa qué tipo de profesional eres, te conocerán mejor y será más fácil que te contraten.

No basta con que seas un buen profesional, también tienes que saber comunicarlo. ¡Deja que tus clientes te descubran y que quieran trabajar contigo!

¿Tienes dudas sobre tu marca personal? Escríbeme un comentario y dime que te preocupa en torno a tu imagen de marca.

Deja un comentario